Barrera de control de acceso para vehículos

Una barrera de control de acceso permite la gestión de vehículos en áreas restringidas, como parkings, garajes, empresas o caminos.

Las barreras automáticas pueden combinarse con el uso de controles de acceso que identifiquen y autoricen el paso de los usuarios mediante lectores de matrículas, mandos a distancia, teletags, tarjetas RFID, teclados o de forma automática mediante lazos inductivos. Limitar y controlar el acceso de vehículos a recintos restringidos es cada vez más necesario tanto para empresas como para particulares. Las barreras automáticas están pensadas para que ofrezcan un servicio rápido y cómodo a sus usuarios. Existen tipos de barrera automática para uso intensivo de 1.000 movimientos/día hasta 10.000 movimientos/día y de alta velocidad (menos de 1 segundo por maniobra) para grandes flujos de vehículos y anchos de carril de 2 a 4m, de 4 a 6m, de 6 a 8m. Las barreras automáticas se acompañan de sistemas de seguridad y visibilidad como semáforos, luces en los mástiles, fotocélulas o lazos inductivos.

Las barreras manuales son apropiadas para parkings particulares, pistas forestales o caminos en los que no disponemos de electrificación y que no solemos realizar muchas maniobras al día. Las maniobras de apertura y cierre se realizan desbloqueando el mástil y empujándolo manualmente. Un sistema de contrapesos o muelles de tensión facilitan las maniobras. El sistema de bloqueo permite mantener el mástil en posición vertical de apertura o en horizontal de cierre. Disponemos de modelos de 3 a 6m de ancho de paso y versiones especiales que pueden llegar hasta los 9m.

ACCESOR les presenta diferentes opciones como la activación mediante botoneras, la identificación mediante tarjeta de proximidad, los mandos a distancia, la identificación de vehículo o la lectura de matrículas.


Tipos de barreras de control de acceso