Barreras Automáticas de vehículos y sistemas de control de accesos

Las barreras automáticas de vehículos se caracterizan por que sus maniobras de subida y bajada están supeditadas a un control electrónico o regulación automática. La activación de la barrera puede darse por identificación del conductor del vehículo, por presencia de vehículo, por control manual o de forma automática al transcurrir un tiempo. Una barrera automática suele estar compuesta de:

  • Cuerpo barrera: incluye un baúl vertical (metálico pintado al horno o inoxidable) que incluye un sistema electromecánico o hidráulico para la elevación del sistema de la barrera, un cuadro de maniobra que alimenta el motor y controla los finales de carrera, los pulsos de subida y bajada y los elementos de seguridad (Fotocélulas y espiras magnéticas). En versiones de alta intensidad de tráfico incluye un variador de corriente que permite controlar la velocidad y consumo del motor.
  • Asta o mástil: se trata propiamente del elemento básico de la barrera para el impedimento de paso. Pueden tener longitudes desde 2 a 8 m y su forma suele ser ovalada o redonda para minimizar el efecto vela (resistencia al viento). Sus accesorios según necesidades de la instalación son, la banda inferior de goma que minimiza el golpe en caso de impacto, la banda lateral de luces para que sea visible en la oscuridad (luces en Rojo/Verde para función de semáforo), rastrillera inferior para evitar el paso de peatones por debajo el mástil y soporte de mástil que favorece la robustez del conjunto cuando está cerrada.

¿Qué hemos de tener en cuenta a la hora de elegir una barrera?

Unas pequeñas preguntas nos facilitaran la elección de una correcta barrera de control.

  1. Longitud del carril: menos de 3m, entre 3 y 4m, entre 4 y 5m, menos de 6m, menos de 8m, más de 8m (se necesitas 2 barreras de 4m).
  2. Pasos o maniobras día: menos de 1.000/día, más de 1.000/día
  3. Máximo flujo en horas punta: si existen horas punta (todos salen/todos entran) más de 5 vehículos/min.

La característica principal, a la hora de seleccionar una barrera, es la longitud que debe tener el asta para el paso a controlar. En función de la previsión de uso o movimiento diario que debe realizar la barrera deberá seleccionar un modelo u otro.

Otro aspecto a considerar es conocer la ubicación de la barrera puesto que hay barreras que es aconsejable resguardar de la intemperie para protejer su mecánica y electrónica interior. Una barrera puede combinarse en función de sus necesidades con espiras electromagnéticas de presencia, fotocélulas de seguridad, receptores y emisores de activación remota de la barrera, luces para el asta, etc.


Barreras automáticas Accesor