El Grupo Agbar es un holding compuesto por 230 empresas, 32.000 empleados y unos ingresos consolidados de 2.656 millones euros en el año 2004. Los sectores que lo forman comprenden actividades diversas: Agua y Saneamiento (Aguas de Barcelona, Aquagest, etc.); Salud (Adeslas); Inspección y Certificación (ITV, APPLUS); Ingenierías (EMTE), Mantenimiento (Agbar Incendio), Transporte (ASM), etc.

Al final de la década de los 90, la Dirección del Grupo Agbar decidió acabar con la dispersión de sus oficinas centrales y sus filiales diseñando un plan de concentración más funcional. El arquitecto elegido para hacer realidad este deseo fue el francés Jean Nouvel que diseñó el proyecto del nuevo edificio y lo presentó en sociedad en marzo de 2001.

Una vez conocido el proyecto, cada cual dio su opinión sobre el edificio y se escribieron infinidad de artículos periódicos y revistas. Especialmente crueles fueron alguno de los nombres que le adjudicó la sabiduría popular. Sobre esta cuestión, un periodista crítico escribió que cada uno la interpretaba según sus obsesiones primarias: así un militar veía una bala, obús, cohete, etc.; el soñador, una nave espacial; un materialista un obelisco o similar y un obseso la relacionaba con un condón, pene, consolador, supositorio, etc.
De cualquier manera, en lo que casi todos coincidían es que la Torre Agbar es un edificio raro, novedoso, y que de entrada impacta, porque, sin duda, se trata de un edificio interesante, singular y moderno. Los expertos opinan que la mala arquitectura no genera polémica, la buena sí.


Estructura
La Torre Agbar es un edificio de 142 metros de altura abierto a los cuatro vientos, único tanto en su forma como en su fondo y ubicado en el distrito 22@, el nuevo barrio empresarial de Barcelona.

Sobre rasante dispone de 34 plantas distribuidas de la siguiente manera:
– 22 plantas para uso de oficinas.
– 6 plantas de Dirección (cúpula).
– 3 plantas técnicas donde se centralizan las instalaciones.
– Restaurante (planta 15).
– Una planta destinada a salas polivalentes (planta 14).
– Planta cúpula destinada a mirador.

Bajo rasante existen 4 plantas con la siguiente distribución:
– 2 plantas destinadas a Auditorio con capacidad para 318 personas y servicios tales como: aparcamiento VIP (16 plazas), entrada de mercancía, archivo, cartería, centro de control de seguridad, etc.
– 2 plantas destinadas a aparcamiento (277 plazas).

Las seis plantas de Dirección están dispuestas en voladizo desde el núcleo central y quedan envueltas por la cúpula de vidrio que corona el edificio.

En su interior las plantas de la Torre Agbar ofrecen un espacio de 750 metros cuadrados útiles, diáfano y sin columnas, que aporta luz y comodidad conformando un entorno laboral privilegiado.

Cada planta dispone de suelo técnico encapsulado, falso techo de placas de acero galvanizado, iluminarias empotradas, alumbrado de emergencia, sistema de detección de incendios con control centralizado, rociadores, sistema de encendido de iluminación mediante detectores de presencia, mobiliario por módulos integrado en la fachada, cocina-office, etc.

Cuenta con ocho ascensores, de los cuales seis son perimetrales que acceden únicamente hasta la planta 24 y dos ubicados en el núcleo central de acceso a las plantas de Dirección. Asimismo, hay un montacargas y dos ascensores específicos que comunican el hall con las plantas bajo rasante.

La Torre Agbar ha sido concebida bajo las premisas de la arquitectura bioclimática, es decir aprovechamiento del clima y las condiciones del entorno para conseguir una importante reducción del consumo energético.

Curiosidades
El edificio tiene una superficie sobre rasante de 30.000 metros cuadrados y bajo rasante de 17.693 m2. Dispone de 4.400 ventanas (100 por planta) de forma irregular y más numerosas en la cara norte que en la sur.

La fachada, de doble piel, tiene una gradación cromática que va desde tonos color tierra en la parte inferior, azul cielo en la parte central, terminando con una cúpula transparente en la parte final. Esta gradación se consigue por la cobertura de la fachada con láminas metálicas de colores.
La segunda piel está formada por 59.600 lamas de vidrio de 1,20 x 0,30 metros.

Seguridad
Cuando acometí el desarrollo del proyecto de seguridad del mencionado edificio, inmediatamente vinieron a mi memoria dos cosas: la primera que tenía ante mí el proyecto más ambicioso de mi carrera profesional, y la segunda, que debería rodearme de colaboradores eficaces que me ayudaran a plasmar en un proyecto serio y práctico la gran cantidad de ideas, unas buenas otras mejorables, que en aquél instante fluían a mi mente. Todo ello, manteniendo la unificación de criterios de protección de las instalaciones del Grupo plasmadas con anterioridad en un proyecto tipo.


La parte ejecutiva del proyecto fue encomendada a la ingeniería especializada Helios Grup, en primer lugar porque sus responsables supieron captar mis inquietudes de forma fidedigna y, en segundo lugar, por su larga experiencia en proyectos de envergadura. El proyecto definitivo vio la luz en el verano de 2002 y, tras concurso de licitación al que concurrieron cuatro empresas que cumplían los requisitos previamente establecidos, se otorgó la ejecución de la obra a la empresa Catalana de Seguridad y Comunicaciones, S. L.

Como en cualquier proyecto de envergadura, primeramente se identificaron los dos tipos de riesgo que más preocupan a los responsables de seguridad: los de tipo antisocial (intrusión, sabotaje, terrorismo, etc.) y los de origen tecnológico, especialmente el incendio. A continuación se definieron las medidas de protección y se establecieron los centros necesarios para su gestión (Centro de Control de Seguridad, control de accesos en el hall, control aparcamiento y control áreas VIP).

Por el tipo y nivel de riesgo identificados en el correspondiente “estudio de necesidades”, no se consideró necesario romper el ambiente de comodidad de uso que el diseño arquitectónico del edificio permite al personal interno, de igual modo, las medidas implantadas, no sólo tendrían que ser eficaces, sino que todo el colectivo de usuarios las entendieran, las respetaran y las aceptasen como un valor añadido de seguridad implícito a su puesto de trabajo. Entiendo que conseguir este nivel de implicación de todos los usuarios, junto con el diseño racional de los sistemas, redunda automáticamente en la calidad de la gestión de los recursos técnicos, humano y organizativos de Seguridad.

Pretendía plasmar en el proyecto una sensación de seguridad similar a los JJ.OO. del 92, invisible pero eficaz.

Pilares en los que se sustenta la gestión de seguridad
La Seguridad de la torre Agbar se sustenta, básicamente, en cinco sólidos pilares:

a) Las medidas de protección contra incendios, que sobrepasan la normativa vigente, contemplando nuevos conceptos y recomendaciones del Servicio de Prevención de Bomberos de Barcelona para edificios de gran altura (EGA), como por ejemplo, la accesibilidad de los Servicios de Intervención; disposición de pasarelas exteriores en cada planta y cada cinco de ellas una sectorarización RF-120 para evitar que el fuego se propague por el exterior; cristales exteriores templados y laminados de manera que no se hacen añicos ante una incidencia grave, sujetos con silicona estructural y clips de retención mecánica; zonas para logística de Bomberos en plantas intermedias, independientemente de los aspectos relacionados con la sectorización, estructura, materiales e instalaciones.

En el deseo de facilitar la labor de las personas responsables de intervenir un posible incendio, se están manteniendo reuniones con los responsables del Servicio de Prevención y de Operaciones de los Bomberos de Barcelona y se ha programado un calendario de visitas para que los bomberos del Distrito, encargados de acudir ante cualquier incidencia, visiten de 10 en 10 unidades la Torre Agbar para que conozcan los riesgos con los que pueden encontrarse o las ventajas que les pueden suponer los medios puestos a su disposición.- Ni que decir tiene, que hemos prestado mucha atención a sus requerimientos y consejos.

b) La implantación del Plan de Autoprotección, basado en el documento de referencia, donde se dispone de una Organización de Seguridad debidamente estructurada y formada para actuar en situaciones de cualquier tipo de emergencia incluido la coordinación de una evacuación parcial o general del edificio.

c) La regulación y el control de los accesos y las circulaciones internas, mediante la disponibilidad de los sistemas de acreditación, identificación, autorización y regulación de paso para personas, vehículos y materiales.- Esto nos permite disponer del estado real de la ocupación del edificio, la identificación de todos los ocupantes, el colectivo al que pertenece y su ubicación en planta, área o sector, y en conjunción con los sistemas de detección de intrusión, la vigilancia por CCTV y la adecuada grabación de imágenes, lo que nos aporta la información precisa de cualquier acto indebido o inadecuado, permitiendo una actuación y respuesta inmediata.

d) La adecuada centralización e integración de los Sistemas, mediante el avanzado diseño del Centro de Control de Seguridad dotado de los máximos recursos técnicos para poder desarrollar una gestión eficaz y eficiente, cuidando a su vez las condiciones de habitabilidad y confort para los operadores en la Sala de Operaciones, siendo esta Sala el núcleo central del área de Seguridad, disponiendo a su alrededor de los espacios que lo complementan, tales como la Sala Técnica donde se ubican los Rack y cuadros de los equipos centralizados de seguridad, despacho para el Responsable del Equipo de Seguridad, espacio para el office y relax, vestuarios y aseos, sala de reuniones o de gestión de crisis y las salas de Acreditaciones y Control Técnico de Instalaciones.

e) Equipo humano de seguridad estable y bien formado, porque al vigilante de seguridad que trabaja en la Torre Agbar se le exige, además de la capacidad profesional, la preparación necesaria para manejar equipos y sistemas de una complejidad técnica importante.

Los operadores del CCS tienen la función del análisis, gestión y control de las áreas de riesgo a través de la visualización de sectores por “rondas virtuales” (mediante programación especifica de la matriz de vídeo), por seguimiento manual de las imágenes o por presentación automática en los Monitores de Alarma del escenario de una incidencia, tareas que pueden desarrollar al tener automatizadas la mayor parte de las rutinas de acceso y circulación por el edificio, donde solo actuarán por excepción o verificación.

Para finalizar, quiero resaltar los aspectos que considero claves en el sistema de seguridad instalado en la Torre Agbar:

a) El Centro de Control de Seguridad donde se integran los subsistemas de control de accesos, control de visitas, intrusión, incendio, CCTV, ascensores, megafonía, etc., atendido las 24 horas y desde donde se gestiona toda la información. Se caracteriza por su doble función de centro gestor de la seguridad propia del edificio y además de la seguridad corporativa del Grupo Agbar.

Desde el punto de vista de la gestión del edificio, es de resaltar el concepto de integración de sistemas, tanto de información como de operación, facilitando el traspaso de información entre los respectivos programas y las actuaciones automáticas preprogramadas. Ante una eventual falta de comunicación, los sistemas existentes tienen la capacidad de funcionamiento independiente con garantía de cobertura de sus necesidades básicas.
En cuanto a la operación de los Centros Externos, el CCS se configura como el Centro Auxiliar al Gestor Local de cada Centro, de modo que recibe la información de las incidencias, las analiza mediante los sistemas de Control de Acceso, Intrusión, CCTV y Videograbación, y actúa de acuerdo con los procedimientos previamente establecidos.
b) La instalación de sistemas fiables y de última tecnología.
c) Red de comunicación estándar para que cualquier producto pudiera ser compatible con los sistemas integrados.Innovación y seguridad
La Torre Agbar es un edificio singular en cuanto a diseño, que se ha construido recientemente en Barcelona, y a las soluciones que se han realizado en materia de seguridad. Los responsables de este proyecto Jesús Martín, Director de Seguridad Patrimonial del Grupo Agbar; Tomás Requejo, Jefe de Proyectos y socio fundador de Helios Grup; y Santiago Guiral, Director General de Catalana de Seguretat, explicaron a Javier Borredá los detalles técnicos del proyecto, en una visita especial de Seguritecnia al corazón de este rascacielos.
Por lo que respecta al edificio corporativo del Grupo Agbar, se trata de un complejo de oficinas, con una superficie de 39.000 m2 sobre rasante, en un edificio de tres cuerpos con forma de prisma, además del espacio destinado a instalaciones técnicas, servicios, auditorio y aparcamiento, alcanzando totalmente a 50.693 m2, y con una altura de 142 metros.
Así, la Torre Agbar nace de la unión entre dos conceptos opuestos: la ligereza que le confiere el vidrio y la masividad que aporta el hormigón; y una forma de características especiales: dos cilindros no concéntricos de planta ovoidal, de hormigón hasta la planta 26. Unas perforaciones aparentemente aleatorias forman las ventanas y recuerdan un fractal. Por encima de esta planta, se eleva una cúpula liviana de vidrio y acero. El cilindro interior alberga las escaleras, instalaciones y ascensores especiales. Entre el anillo interior y el exterior, el espacio de trabajo, libre sin pilares. Adosados al perímetro se disponen los seis ascensores generales desde los que los usuarios podrán ver Barcelona.
Asimismo, el recubrimiento del hormigón es de aluminio que dará color al conjunto. Una superficie de colores que se difuminan de 16.000m². Miles de lamas de vidrio de 120 x 30 cm, transparentes unas, translúcidos otras, cubren a modo de brise-soleil, toda la superficie emergente del edificio.

Jesús Martín Martín
Jefe de Seguridad Patrimonial del Grupo Agbar

Fuente: http://www.borrmart.es/articulo_seguritecnia.php?id=728