Diseñar un proyecto de seguridad perimetral para infraestructuras críticas conlleva un exhaustivo estudio del área a proteger, los accesos al recinto, la tipología del entorno y la actividad que se realiza. Tanto si se trata de una Prisión, una Planta química, Refinería, Central Energética, Banco, Edificio Corporativo, Embajada o Consulado, Base Militar, … por su actividad, tienen el riesgo de sufrir ataques terroristas o con fines delictivos.

Estos parámetros nos dan pistas de las amenazas a tener en cuenta.

Todos estos factores una vez clasificados y analizados, nos permitirán planificar como controlar los posibles ataques y a la vez dar una imagen de seguridad a trabajadores, visitantes y disuadir posibles amenazas.

 

Localizar los puntos débiles de las infraestructuras críticas

Los puntos débiles suelen ser, las puertas o zonas de acceso, áreas cercanas a pistas o carreteras, zonas con poca actividad o con poca presencia.

El sistema de alunizaje o el embiste de un vehículo contra la entrada del recinto, suele ser uno de los riesgos de ataques terroristas o delictivos más comunes, donde buscan hacer el mayor daño posible o crear confusión.

Cuanto mayor sea la distancia libre de aceleración de un vehículo, más energía (Julios) adquirirá (Fig 1). Por tanto, es recomendable poner elementos fijos o defensas que dificulten la circulación a gran velocidad y a la vez, no sean ningún problema a bajas velocidades (Fig 2).

Seguridad en infraestructuras críticas

Seguridad en infraestructuras críticas

Las defensas exteriores han de ser visiblemente discretas ya que pretendemos que sean discretas para las visitas o empleados y visiblemente disuasorias para delincuentes o terroristas.

La utilización de elementos que obliguen a realizar un zic-zac antes de la llegada a la entrada o un elemento ornamental como una glorieta o rotonda, aseguran una disminución de la velocidad de los vehículos al llegar a la entrada. Si somos capaces de medir a qué velocidad máxima es capaz de llegar el vehículo nos será de gran utilidad para elegir un equipo bloqueador de entrada.

Rotonda para infraestructuras críticas

Rotonda para infraestructuras críticas

Elección de equipos bloqueadores de tráfico para infraestructuras críticas

Una buena opción es proteger la entrada con elementos móviles de bloqueo de vehículos ya que una vez retraídos permitirán las entradas y salidas durante el funcionamiento normal del recinto.

Las entradas de vehículos han de estar transitables de forma cómoda y viable, y a la vez, invulnerables cuando los bolardos o bloqueadores estén alzados.

El tiempo de plegado de los dispositivos ha de ser razonablemente corto ya que si no, es probable que estén retraídas parte del tiempo con más tránsito.


Los sistemas de Bolardos o Bloqueadores de Tráfico  (Road Blockers) son ideales para la protección ya que podemos elegir gran variedad de modelos con más o menos resistencia al impacto K4, K8, K12 y con tiempos de apertura y cierre de pocos segundos.

Mediante la tabla de unidades de certificación podemos averiguar el equipo que nos conviene para proteger la entrada. Si hemos predecido correctamente la velocidad en la que puede llegar a impactar un vehículo, sabremos que homologación K o M nos conviene. Seguidamente observando la distancia que puede penetrar sin peligro una vez haya impactado decidiremos el parámetro L o P.

Con estos parámetros y revisando la ficha técnica de cada equipo Bolardo o Road Blocker sabremos cual es el más idóneo.

En ACCESOR todos nuestros equipos bloqueadores han sido testeados y homologados con parámetros de velocidad y masa superiores a los exigidos por la normativa.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *