Blindar la seguridad de diplomáticos, ciudadanos y empleados

EMBAJADAS

  • Las embajadas son la máxima expresión de un gobierno en un país extranjero, por lo que constituyen un lugar de encuentro de personalidades diplomáticas. Una de sus grandes funciones es proteger los intereses de las empresas, instituciones y ciudadanos establecidos en dicho país. Todo eso las convierte en un claro objetivo de ataques terroristas.

Las soluciones de seguridad en embajadas tienen que ser claves i específicas. Su definición pasa por dos grandes factores: una buena protección perimetral y un exhaustivo control de las entradas. Solo así se pueden diseñar los protocolos de seguridad óptimos que garanticen que el personal de la embajada, todos sus visitantes y los datos que la embajada custodia tendrán de la máxima protección.

Gracias a los dispositivos perimetrales ubicados en la zona exterior de la embajada -muros, vallas de seguridad y sistemas de vídeo vigilancia- se pueden detectar las intrusiones en una fase temprana, lo que permite que el personal de seguridad pueda reaccionar con antelación y resolver el incidente con rapidez. Además, el efecto disuasorio provocado por un perímetro protegido durante las 24 horas reduce el riesgo de intrusiones y ataques de cualquier índole, tanto de origen terrorista como robos o acciones vandálicas.

La otra gran medida que ayuda a la gestión del personal de seguridad de las embajadas es la utilización de una única plataforma digital que permita el control de accesos, control de escoltas para personal, localización de personas en edificios, control de salida autorizada de equipos portátiles, lectura de credenciales biométricas, matrículas de vehículos, alarmas por coacción, etc. Así, consultando un solo dispositivo, se obtiene información actualizada de los niveles de seguridad de cada una de estas tipologías de accesos.

A menudo están ubicadas en edificios de zonas emblemáticas o cascos antiguos de las ciudades donde, por razones urbanísticas o históricas, las medidas de seguridad tienen que ser muy efectivas y, al mismo tiempo, discretas tanto a ojos de los ciudadanos como de sus visitantes. Por este motivo, se suele recurrir a sistemas de bolardos escamoteables, ya que son muy discretos (una vez retraídos no son visibles) y altamente seguros (elevados cumplen la función de anti alunizaje llegando a soportar embistes anti terroristas K12 de vehículos de 7.500 kg a 80 km/h).

NECESIDADES DE CONTROL Y SEGURIDAD EN EMBAJADAS

Requieren soluciones a medida adaptadas a las características y tipología de cada edificio.

  • Control de presencia
  • Protección anti terrorismo
  • Protección anti incendios
  • Protección de personalidades

En Accesor somos especialistas en realizar proyectos de seguridad individualizados para embajadas en estrecha colaboración con sus responsables de seguridad. Definimos qué sistemas de control de entradas deben aplicarse, tanto en el interior como en el exterior de la embajada, para que su seguridad sea máxima y su actividad no se vea alterada.